Descubra la leyenda de las dos orillas

Las orillas y el valle del río Bou Regreg forman la cuna histórica en la cual nacieron Sale y Rabat , unas veces hermanas y otras rivales a lo largo de las épocas..
El río es a la vez fuente de temor, como vía de penetración para el enemigo, y de esperanza, como vía de conquista o de comercio sobre el océano.
A cada lado, murallas y bastiones protegen las ciudades nacientes de posibles invasiones. El río marca también la frontera entre la Sale Antigua, “la piadosa” y la Sale Nueva (hoy Rabat), "la inmoral".
En un pasado reciente, si bien menos belicoso, la separación perdura. La historia reescribe los papeles. Rabat sale de la sombra de su rival. Elegida capital del reino, dinámica y elegante, desafía a Sale, la bella de la orilla norte. Así nace la leyenda de las dos orillas.
Actualmente las vertientes del valle están reconciliadas y la leyenda recupera vigor. No mediante epopeyas míticas de sultanes o corsarios intrépidos sino a través de proyectos de desarrollo diseñados para perpetuar una historia en común de lo más excepcional.

Legados históricos

 

 

 

La tribu de los Oudaïas

Originaria del Sáhara, esta tribu nómada es reclutada por Moulay Ismaïl en 1677 para formar su ejército. El Sultán lleva sus tropas a Fez y a Meknès..
Al principio de los años 1830, su indisciplina era tal -  se dedicaban particularmente a pillajes –  que el sultán Moulay Abderrahman hizo arrestar a su líder y expulsó a la tribu de los Oudaïas del ejército.
Como la tribu se rebeló y amenazó con levantar la ciudad de Fez, el Sultán la dispersó a través del reino. Una parte de la tribu se estableció entonces en la kasbah de Rabat, prácticamente desierta entre 1833 y 1844.

El primer centro urbano en Rabat, la Kasbah Oudaïas, ocupa más de 4 hectáreas.

 

mosaic