Las múltiples poblaciones que se instalaron en la región permitieron a ambas ciudades enriquecerse mediante el contacto de las diferentes culturas, e integrar elementos para la construcción de una identidad propia. Las artes pictóricas, el lenguaje, la arquitectura o la literatura testimonian de la abundancia de las herencias beréberes, árabes, andaluzas o europeas.

Dos siglos más tarde, entregaron las tierras a los constructores del imperio romano, quienes fundaron "Sala Colonia". Esta colonia romana, todavía parcialmente excavado hasta la fecha, se extendía desde el Chellah hasta el Océano Atlántico.

mosaic