Un clima agradable durante todo el año, una situación privilegiada a la orilla del Atlántico y la riqueza de una historia excepcional hacen de Rabat-Sale una destinación turística de primera clase.

Su litoral se extiende sobre cerca de 60 kilómetros de costas, donde se suceden caletas rocosas y playas de arena fina, mientras que sus territorios interiores ofrecen una diversidad ecológica ideal para las excursiones.

En términos culturales e históricos, goza de un patrimonio único, reflejo de la diversidad de las herencias que dieron forma a las orillas del río Bou Regreg a lo largo de los siglos.

 
A consecuencia de su pasado, Rabat y Salé conservan ricos patrimonios históricos y culturales, testigos de las civilizaciones y de las dinastías que habitaron allí.

En los inicios del Protectorado, Rabat se convirtió en un auténtico laboratorio urbano. Una ciudad nueva fue concebida por un equipo de arquitectos, urbanistas y paisajistas (Prost, Ecochard y Forestierl) que sentaron las bases de un nuevo urbanismo, lo que proporcionó a Rabat un centro dotado de zonas tanto urbanas como al aire libre de gran calidad.

 


 

mosaic